Xavi empresario del Pintxo bar

Ir abajo

Xavi empresario del Pintxo bar

Mensaje por Xavi el Miér Ene 23, 2013 8:44 pm








Profesión:
Dueño de un pintxo bar

Formación Académica:

Formación relacionada con la hostelería: No posee, tan sólo aquello que le enseñó su madre, su abuela y su abuelo desde pequeño.
Formación reglada: Sólo tiene estudios hasta bachillerato, no tenían demasiado dinero para costear unos estudios universitarios en otra ciudad. Decidió inclinarse por trabajar en la construcción y ayudar mientras al negocio familiar.
Formación complementaria: Tiene varios cursos de pintxos que impartían en Gipuzkoa, curso de manipulador de alimentos.

Experiencia Profesional:

Pintxos Gabika, el local familiar que aún sigue abierto en el pueblo de sus padres.

Idiomas:

Vasco (nativo)
Español (escribiendo puede tener alguna falta de ortografía pero fue criado en vasco y español, jamás renunció a este idioma)
Catalán (Aún está intentando saber llevar una conversación fluida)
Inglés: intenta aprender







Apellidos y Nombre: Gabika Xarabeitia, Xavi

Apodo: El Santo, pero eso se lo dieron sus antiguos compañeros de juerga. Hoy en día nadie le llama así.

Fecha de nacimiento: 22 de Abril de 1980

Nacionalidad: País Vasco, España

Rasgos físicos:

Es un hombre alto y corpulento, posee más de un metro noventa de estatura y unos rasgos algo duros con unos labios gruesos donde en ocasiones deja lucirse una sonrisa para nada tímida. Tiene barba bien cuidada no muy espesa ni muy larga, su piel es algo oscura debido a su pasión por el mar y caminar por la costa incluso en invierno. Sus manos son grandes y muy ásperas, de dedos gruesos y muñeca ancha.

Tiene el cabello largo ondulado, pero siempre está recogido en una coleta y bien peinados cuando se encuentra frente al público de su local. Su difunto padre solía llevarlo del mismo modo, él fue su ejemplo seguir hasta que cuando tenía quince años murió de cáncer. Está tatuado por ello en su muñeca derecha la inicial de su padre, una X, porque se llamaba como él, y en la otra tiene el de su difunta esposa, Edurne nombre vasco que significa nieve.

Sus ojos son verdes oscuros con tonos café, sus pestañas son pobladas igual que sus cejas aunque en una de ellas, la izquierda, tiene una cicatriz que se hizo en una pelea hace varios años cuando aún era un adolescente.

Rasgos psicológicos:

Tiene un carácter fuerte y dominante cuando entran en su territorio, no admite discusiones sobre sus decisiones salvo si ha pedido que se inmiscuyan en ellas. Jamás pide consejo salvo que se vea necesitado de alguien con mayores conocimientos o información. Sabe que si gana algo tiene que ser por sus propios méritos y no valiéndose de otros, aunque se caiga mil veces en el intento y muchas manos se lancen a levantarlo.

Se siente culpable de la muerte de su mujer, ella había vuelto a trabajar después que él se viera en el desempleo y tan sólo con el escaso dinero que le podía ofrecer su madre como ayudante en su bar. Ella era enfermera, lo conoció cuando le abrieron la cara con una botella de cerveza en una pelea juvenil. Antes era mucho más impulsivo e irracional, un hombre con un genio poco maleable. Se sintió más relajado y admirado por las manos de Edurne. Había perdido a su padre y necesitaba a alguien que comprendiera su dolor. De su relación tiene un hijo del cual siempre está pendiente, se ha marchado del País Vasco con él porque no desea que sea una carga para su madre, ya que ella tiene suficiente con el bar siendo una mujer tan mayor.

Su gran pasión son los deportes, es un apasionado de la natación, suele pasar varias horas en el gimnasio y acompañado de su hijo suele ir a pasear en bicicleta los lunes en la mañana, único día que cierra su local.

Historia:

Nació en el seno de una familia trabajadora que regentaba un bar familiar. Creció rodeado de conversaciones distendidas, discusiones de borrachos, gritos de júbilo en las fiestas del pueblo y momentos nada agradables cuando un cliente dejaba de venir porque había fallecido. Los clientes de sus padres eran todos de un pueblo pequeño, donde todos se conocían, y con el paso de los años la vida se volvió más intensa y nuevos vecinos comenzaron a llegar a su bar. Sin embargo, aún recuerda el sonido del dominó rasgando la mesa, la sonrisa de algunos de los habituales alzando sus chatos y pidiendo otra tabla de pintxos.

Cuando aún no había llegado a ser un hombre tuvo que tragar la difícil situación familiar, su padre moría y él tenía que apechugar con un puesto importante en su familia. Su hermano mayor ya se había marchado a estudiar un grado superior de mecánica y su hermana soñaba con ser peluquera. Él aspiraba a algo más que ser el sucesor de su padre, junto a él había soñado con tener estudios de cocina en una buena escuela que no pudo pagar. El coste de la enfermedad, la bajada de la clientela durante algunos meses y la soledad de su madre le hicieron quedarse allí. Esa situación le llenaba de rabia y alguna vez se peleó con muchachos de su edad y algo más mayores.

En una de esas innumarables disputas conoció a la que sería su mujer. Ella era algo mayor que él, le sacaba cinco años y era la enfermera que cuidó la herida de su ceja. Un corte no muy profundo por suerte, pero un corte al fin y al cabo que curó como curó su rabia. Pasados unos años decidieron casarse, seguir él con el local de su familia y ella le ayudaría algunos fines de semana junto al buen hacer de su madre. Sin embargo, cuando creía que la vida le sonreía tras el nacimiento de su hijo, el cual estaba a punto de cumplir un año, su mujer se accidentó.

Edurne no murió en el acto. Estuvo durante más de un mes dando esperanzas a su esposo, sus ojos se volvieron aún más maduros y amargos. El día de su funeral estaba prácticamente decidido a quitarse la vida cuando su hijo rompió a llorar en sus brazos, entonces decidió que tenía algo más importante para no rendirse y venirse abajo.

Otros Datos:
Vive con su hijo en un modesto apartamento de alquiler, no puede permitirse comprarse una casa y el negocio ha sido una inversión de ahorros de toda una vida de duro esfuerzo. Espera poder sacar la cabeza del hoyo y lograr un mejor lugar para su pequeño.

Su hijo tiene un carácter fuerte para tan sólo tener cinco años, no permite que le engañen y se da cuenta cuando lo hacen. Las únicas mentiras que cree son los cuentos de hadas, las historias de Papá Noel o los Reyes Magos igual que cualquier niño. Es despierto y de ojos muy vivos de color café.


Avatar: Jason Momoa
avatar
Xavi
Grandes Empresarios
Grandes Empresarios

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 22/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.